Santa Lucía

Publicado Publicado por gotzon en PATRIMONIO     Comentarios Escribe un comentario
dic
13

13 DE DICIEMBRE: SANTA LUCIA

El 13 de diciembre es la festividad de Santa Lucía. Hoy día, lo mismo en Burgui como en el resto del Valle de Roncal, es una fecha que pasa totalmente desapercibida. Pero esto no sucedía antaño.

Sabemos que en Uztárroz llegado este día era costumbre encender hogueras en la plaza y comer migas. Esta costumbre desapareció ya iniciado el siglo XX. En Garde existió en las afueras del pueblo una ermita dedicada a Santa Lucía, hoy desaparecida. Domingo López, beneficiado de la parroquia de Garde, en el año 1658 dejó una manda testamentaria de 14 ducados a repartir entre la iglesia parroquial (6 ducados) y las ermitas de Zuberoa (4 ducados), de San Juan (2 ducados), de Santa Lucía (1 ducado) y de San Cristóbal (1 ducado).

Sin embargo, es en Burgui en donde más expresiones religiosas encontramos en torno a esta santa. Hubo también en nuestro pueblo una ermita dedicada a Santa Lucía, ya desaparecida, cuyo emplazamiento se desconoce. Todo hace pensar que estuvo en el monte de Santa Lucía (de allí este topónimo), junto al vedau Nuevo y Zicaraya.

En el año 1783 el obispo don Agustín de Lezo durante su visita pastoral a Burgui mandó “que en la basílica de Santa Lucía se haga mantel nuevo y que a la santa se le quite el vestido que tiene actualmente y se haga otro nuevo”.

foto_antigua_burguiFélix Sanz recoge el dato de que en el año 1760 se contabilizaron entre otros ingresos “seis reales y veinte maravedís cogidos en el platillo durante las rogaciones mayores y menores del día de Santa Lucía”, lo que implica que en esas fechas todavía se iba en procesión hasta la ermita.

Tenemos conocimiento de la existencia de una Cofradía (o Hermandad) de Santa Fe y Santa Lucía. Se desconoce cuándo desapareció esta cofradía burguiar pero sí se sabe a través del libro de la Cofradía de Santa Fe y Santa Lucía es que en el año 1708 ya existía, siendo entonces su prior Martín Sanz. Mientras que en 1778 el prior era Pablo Burdaspal.

Los cofrades tenían la obligación de acudir a la ermita de Santa Lucía ataviados con capote y valona, pues sus propias ordenanzas establecían que quienes no lo hiciesen serían castigados con la sanción de dos reales. Una parte de esas multas estaba dispuesto que fuesen destinadas a los pobres. Por no acudir a Santa Lucía vestidos conforme al reglamento, por ejemplo, fueron sancionados Domingo Rodrigo y Juan Tomás Ustés.

Dentro del patrimonio oral recogido en Burgui ha pervivido hasta nuestros días una pequeña oración dedicada a esta santa que dice así:

Santa Lucía bendita
madre de San Agustín
a Dios entrego mi alma
cuando me voy a dormir

Escribe un comentario