Lotes de “reservos” en Burgui

Publicado Publicado por La Kukula en CURIOSIDADES     Comentarios Escribe un comentario
dic
14

El texto presentado a continuación trata de varias partidas de madera de los reservos del valle en Burgui y está basado en documento cedido por Ezequiel Lus.

Burgui desde Kukula Pintano

Antes que nada, ¿qué es un reservo ? Un trozo de bosque que la Junta del Valle de Roncal se “reservaba” para sus gastos. Los reservos -en Burgui aún hay  muchos aunque de poca extensión- existen en todos los pueblos del valle. Se encuentran en cualquier pinar, como pequeñas islas, entre  las propiedades que los vecinos del lugar tienen en ese paraje.

Pues bien, el 14 de noviembre de 1764 se marcaron pequeños lotes de madera en varios reservos de Burgui y se dio preferencia de explotarlos  a los vecinos mugantes con cada uno de dichos reservos.

Ofrecemos casi al pie de la letra este documento.  En él aparecen los nombres de los beneficiarios y los de  algunos lugares y términos de Burgui  en 1764. A una con el texto, se van dando algunas explicaciones para la mejor comprensión del mismo.

En la villa de Burgui a 14 de noviembre de 1764 los señores Fco. Calvo, alcalde de la villa de Burgui, Lorenzo Amigot, vecino de Roncal, Ramón Glaría, alcalde de esta misma… y Juan José Alcazaba, regidor tesorero y todos diputados de Junta del valle y comisionados suyos (se sobreentiende ‘se reunieron’)  para ajustar los pinares contenidos en el monte común, término de esta villa con las personas que han suplicado y conseguido gracia para poder hacer cortes de ventas, juntos y congregados sus mercedes, precedente registro de vista ocular que han hecho de todas las partidas respectivas a los pretendientes  infraescritos en la forma y manera siguiente:

1) Primeramente con Domingo Gárate y Urbano  Andueza, vecinos de esta villa, en el pinar sito en el término de Chelage (¿Selache?) en paraje de sitio privativo de la casa de dicho Gárate a 27 maravedís por pie. (Pie significaba un árbol, un pino. Cuando el precio es en maravedís, hay que entender que se trata del precio de cada árbol o pie; 4 maravedís = 1 real).

2) Con Juan La Iglesia y dicho Andueza un pinar de Iglesia sito en la solana de Capalena por 87 reales a monte muerto y a una mano. (A monte muerto y a una mano quiere decir que se podía aprovechar toda la madera que hubiera en ese reservo, ‘a mata rasa’. 87 reales era una cantidad considerable)

Con León Glaría en sus propiedades sitas en Arandari Alto, en 31 reales.

Con  Esteban Sanz en dos flocadillas -la ‘flocada’, que aún se utiliza, es un conjunto o ramo de árboles-  de pinares, sitos en los términos de Odieta y Altorgorría a una mano  por 50 reales.

Con Antonio Artica y consortes en el paco entrada en el paco de Ugañay llamado el de Galindo también a una mano por 80 reales.

Con Juan Miguel Sanz  mayor de edad en Capalena  a una mano por 20 reales.

Con Vicente Alcazaba un pinar suyo sito en Ibarbelza en el paco que está sobre los sitios de Garcés en 60 reales.

 Con Fco. Glaría en el paco de Donetomo a 32 maravedís (el pie).

Con Francisco Pérez y Juan Miguel Sanz menor en paraje común del paco de Arandari  a 27 maravedís.

Con Pedro Martín Rodrigo en el término llamado Pintano frente a campos que Josepf  Pérez  tiene en el barranco por la parte  del paco y paraje mismo en que traficó madera este invierno último, a 14 maravedís.

Con Antonio Ayerra  en el término de Arandari bajo en sitios de su casa a 8 maravedís.

Con Fco. Pérez y Josepf Alcazaba en el paco de Arandari Alto un pinarcillo paraje común por 24 reales.

Con Pedro Tomás Lorea en Gaztateña a 24 maravedís.

Con Pedro José Uztárroz en sitios suyos del paco de Donetomo a 24 maravedís.

Con Domingo Baynes  en sitio suyo del término de Chelage por 16 reales a una mano por unos maderos hechos en pinos pasados de fuego en una rotura. Tal rotura e incendio se llevaba a cabo para crear una artiga, un nuevo campo, porque se sembraba mucho en extensión.

Con Fco Urzainqui suyo de su casa sito en el término de Cusculieta frente a Nra. Señora del Camino a una mano por 60 reales.

Con la obligación de acudir con sus respectivas debidas porciones a la persona que tuviese comisión de dicho valle para su cobranza… y  de avisar para hacer los conteos cada uno de ellos a los mismos señores diputados antes de que se remuevan de sus pies, excepto los que tienen hechos o fuesse de una mano; a dos pesos por cada porcionista… En esto convinieron todos los arriba nombrados por ambas partes, siendo testigos los unos por los otros y que firmaron como sigue…

Poco o mucho, pero había que pagar lo acordado a los representantes de la Junta del valle del Roncal.

Y ¡cuidado con talar algún árbol además de los marcados!. Eso era robar.  Si en la  revisión después de la tala aparecían algunas zocas, además de las marcadas, sanción al canto. Ante todo formalidad.

Escribe un comentario