Burgui, julio de 1916. Semblanza de un roncalés.

Publicado Publicado por La Kukula en PATRIMONIO     Comentarios Escribe un comentario
jun
7

 

Foto abuelo roncalés 1916

Presentamos a continuación este retrato realizado en Burgui en el año 1916 que nos ha cedido nuestro buen amigo y asiduo seguidor José Ignacio Riezu Boj. Podemos considerar esta instantánea como otra pequeña joya tanto por su antigüedad como por la valiosa información gráfica de la indumentaria que porta el roncalés.

 Origen de la fotografía:

La fotografía perteneció a la colección de la familia del pamplonés Teodoro Ruiz de Galarreta y fue vendida a un anticuario de Valencia hace unos años. La fotografía se adquirió por José Ignacio Riezu Boj en el año 2010 y está fechada en el mes de julio de 1916 (hace ya por lo tanto 101 años). En ella aparecen retratados, según la nota de la fotografía, el propio Teodoro, su cuñado José Alfonso y un paisano anónimo de Burgui.

Personajes:

Teodoro Ruiz de Galarreta Maestu (primer personaje por la izquierda) fue un rico propietario nacido en 1884 en Pamplona, casado con la donostiarra María Felisa Mocoroa Durán en 1921 y gran aficionado a la fotografía. A lo largo de su vida -falleció a los 70 años el 14 de julio de 1954- reunió una ingente colección principalmente de fotografías estereoscópicas, muchas de las cuales las realizó tras sus viajes por diferentes pueblos navarros.

José Alfonso Zarranz (primer personaje por la derecha) ejerció como médico en Burgui -al menos- entre 1907 y 1912. Casado en esta última fecha con una hermana de Teodoro, llamada María Pilar, se desplazó a vivir y ejercer la profesión a Pamplona, donde adquirió gran fama. De hecho, una de las calles del barrio de San Jorge en Pamplona recibe seguramente este nombre, “José Alfonso, médico”, en relación a este mismo personaje.

La escena nos muestra un retrato que se hicieron con un vecino de Burgui, en el centro de la foto, con motivo de una excursión por el valle de Roncal de Teodoro y José Alfonso. En su parada en Burgui se fotografiaron también con otra lugareña en una preciosa estampa con el pueblo al fondo que ya compartimos en fechas anteriores.

El paisano roncalés no figura identificado en la fotografía original, ya que solo se cita a los dos anteriores, la fecha y el pueblo. Hemos tratado de identificar la casa de Burgui a la que podría corresponder la puerta del fondo, pero 100 años son muchos y en este periodo han sido reformadas o reconstruidas muchas de las viviendas. Por otra parte, aun identificando la casa a la que pertenece, también nos queda la duda de si el paisano vivía en esa casa o, simplemente, pasaba por ahí y posaron frente a su puerta.

Indumentaria:

Llama la atención el gran contraste entre la indumentaria tradicional del paisano de Burgui con la que llevan los dos señores que le rodean. Contrasta la elegancia sobria y austera del anciano roncalés con la elegancia del señorito adinerado de ciudad.

El anciano, seguramente con más de 65 años, lleva un viejo sombrero de vástago, de los de medio bombín; chaleco negro posiblemente de pana, que parece recio en su textura, y con bolsillo atípicamente alto; inmaculada camisa blanca, que de haber sido de otro color hubiese destacado más el vendaje en la mano que sujeta y se apoya en el bastón; enorme faja probablemente morada, no excesivamente prieta, que adorna más que ciñe; calzón negro sin ajustar bajo la rodilla, rendido ya a la moda impuesta por los ansotanos que en esa época, entre otras cosas, ahogaron la costumbre secular roncalesa de ceñir el calzón bajo la rodilla; asoman calzoncillos grises atados con cordones blancos; medias negras; y en los pies alpargatas, quién sabe si elaboradas por alguna golondrina del pueblo.

Destaca el vendaje que lleva en su mano derecha, el bastón y el perro que se esconde detrás de su dueño. Se observa también la existencia de un bonito suelo empedrado en la calle, la puerta antigua de dos hojas abierta en su parte superior, el banco de cemento construido junto a la pared exterior de la casa y el clavillote colocado en su fachada para poder amarrar a las caballerías.

Escribe un comentario